NUEVA YORK — La primera elección para el Salón de la Fama de Béisbol fue en 1936, y nadie — absolutamente nadie — había logrado entrar a ese recinto con el respaldo unánime del electorado de periodistas.

Hasta el año pasado, cuando Mariano Rivera fue identificado en las 425 papeletas entregadas por los miembros de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA).

Un año después, se avista a otro unánime en el horizonte. Se llama Derek Jeter, con rasgos similares a los de Rivera. Ambos cumplieron la totalidad de sus carreras en un solo equipo, los Yanquis de Nueva York. Los dos salieron campeones de la Serie Mundial en cinco ocasiones.

Al lunes por la noche, Jeter había sido mencionado en las 210 papeletas que se habían incorporado al recuento elaborado por Ryan Thibodaux (bit.ly/hof2020).

Para Rivera, no cabe duda alguna de que el excapitán de los Yanquis debe acompañarlo con la misma condición de unánime.

“Si fuese por mí, claro que sí”, dijo Rivera a The Associated Press recientemente, tras ser condecorado por el gobierno de su natal Panamá. “Para mí él ya es Salón de la Fama. No sabemos con qué (votación), pero lo va a ser”.

La verdad es que lo de unánime no importa mucho, en caso de que alguien acabe sin conseguirlo.

Pero en cuanto a Jeter hay una aureola de perfección irrefutable para alguien que no fue perfecto como defensor del campocorto.

El actual director ejecutivo de los Marlins de Miami fue una estrella en todo el sentido de la palabra.

Por su consistencia, en la que bateó 3.466 hits — la sexta mayor cantidad en la historia y máxima cifra por parte de un torpedero —, y por un promedio de .310 en 20 temporadas. También amasó una producción en los playoffs — .308 de promedio, 200 hits y 111 carreras anotadas — que da para toda una campaña regular.

Es de criterio generalizado que el béisbol no ha tenido desde Jeter a una figura tan popular y trascendental, alguien que desde mediados de los 90 se codeó de igual con Michael Jordan y Tiger Woods.

Su elección esta semana le daría a las Grandes Ligas una tregua tras los turbulentos días recientes por el escándalo de robo de señales que fue causante de que tres managers perdieran sus puestos y de que se cuestione la legitimidad del campeonato de la Serie Mundial que los Astros de Houston conquistaron en 2017.

Un dato curioso: La inexorable elección de Jeter significa que por cuarto año seguido será exaltado al museo de Cooperstown un pelotero que completó toda su carrera en un mismo equipo, siguiendo los pasos de Jeff Bagwell (Astros) en 2017, Chipper Jones (Bravos) en 2018, así como Rivera y Edgar Martínez (Marineros) el año pasado. Es algo que difícilmente se repetirá en el futuro cercano.

Artículos relacionados:

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *