Conozca detalles del mayor accidente aéreo de la historia, conocido como el desastre de Tenerife

Plane crash, plane on fire and smoke. Fear of Air Travel Concept

 La República

larepublica_peediciondigital@glr.pe

23 Junio 2022

El 27 de marzo de 1977 ocurrió el mayor accidente aéreo de la historia, conocido como el desastre de Tenerife. Esta tragedia tuvo como resultado la muerte de 583 personas debido al choque de dos aviones jumbo.

Después de 45 años, te contaremos todo acerca de este accidente, las posibles causas del mismo y cómo este hecho hizo que cambiara la manera de operar en los aeropuertos de todo el mundo.

 ¿Cómo ocurrió el desastre aéreo de Tenerife?

Recordado como el mayor accidente de la aviación civil, ocurrió en el aeropuerto Los Rodeos, ubicado en Tenerife, España.  El 27 de marzo de 1977, dos aviones de las líneas KLM y PanAm tenían como destino el aeropuerto de Las Palmas, en Gran Canaria, pero un aviso de bomba los obligó a desviarse.

Es así que varios vuelos que se dirigían hacia allá habían sido reconducidos a la isla vecina de Tenerife, cuyo aeropuerto era más pequeño. Rápidamente, el lugar se llenó de aeronaves que esperaban la oportunidad de despegar rumbo a sus destinos.

El Boeing 747 de KLM, repleto de combustible, estaba a punto de salir de la pista de aterrizaje. Este avión estaba comandado por el capitán Jacob van Zanten, un experto piloto holandés, y estaba ocupado por 234 pasajeros y 14 miembros de la tripulación.

Mientras tanto, el vuelo de Pan Am estaba bajo el mando del capitán Victor Franklin Grubbs y del copiloto Robert Bragg, ambos de nacionalidad estadounidense. En la nave se encontraban 380 pasajeros y el avión de Panam estaba estacionado detrás del KLM cuando se les ordenó a los pilotos que retrocedieran por la pista y dieran la vuelta para despegar.

Sin embargo, la neblina hizo que la visibilidad fuera poca, Además, Las transcripciones de las grabaciones de ambos aviones indicaron que hubo una gran confusión en sus cabinas.

El avión de PanAm recibió la orden de salir de la pista para permitirle al de KLM despegar. Pero no estaba claro qué salida debía tomar, así que continuaba en la pista cuando la aeronave de KLM empezó a acelerar.

El vuelo KLM 4 fue visible ocho segundos y medio antes de la colisión y su piloto intentó acelerar para salir de la pista, pero a esa altura el choque era inevitable. El avión pilotado por Zanten estaba en el aire cuando ocurrió el impacto, a unos 250 kilómetros por hora, y no llegó a alcanzar suficiente altitud como para evitar el desastre.

Distintos expertos estimaron que 7,62 metros más hubieran sido suficientes para que no impacte con la aeronave de PanAm. La parte frontal del KLM golpeó la parte superior del otro Boeing, arrancó el techo de la cabina y la cubierta superior de pasajeros.

Después de esto, los dos motores golpearon al avión de PanAm, lo que hizo que la mayoría de los pasajeros de la parte posterior murieran al instante. Luego, el avión de KLM se estrelló contra el suelo y se incendió en el acto debido a que el piloto había cargado combustible extra para acelerar su regreso a Países Bajos. Ninguno de los 248 ocupantes sobrevivió.

El Boeing de PanAm sufrió daños y también fue alcanzado por el fuego, pero alrededor de 70 de sus tripulantes lograron escapar gracias a un agujero en el fuselaje, mientras los bomberos intentaban apagar las llamas. Sin embargo, 380 pasajeros y 16 miembros de la tripulación fallecieron.

                            Cambios en la regulación internacional en los aeropuertos

Como consecuencia del accidente se produjeron una serie de cambios en cuanto a las regulaciones internacionales en los aeropuertos. Esto ha hecho que las medidas de seguridad en un aterrizaje y despegue se refuercen para evitar una desgracia similar a la ocurrida con en Tenerife.  Se cambiaron los procedimientos de cabina y se enfatizó en la toma de decisiones conjuntas entre los miembros de la tripulación. Está prohibido decir “despegue” (take-off) en frases que no sean precisamente las del despegue. En su lugar se deberá hablar de “salida” (departure).

Como consecuencia de la tragedia, se hicieron cambios en cuanto a las regulaciones internacionales. A continuación, una lista de estas modificaciones: Los radares de tierra fueron incluidos en la mayoría de los aeropuertos, aunque hasta la primera mitad de los años 1980 no fueron mayoritarios. Se comenzaron a instalar en los aviones sistemas de navegación automáticos para niebla. Todas las torres de control y pilotos deben usar frases comunes en inglés.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: