2 de diciembre de 2022

Los resultados no oficiales publicados por la Junta Electoral de la ciudad de Nueva York proyectaron que Adams obtendría más del 70 por ciento de los votos.

Adams, que asumirá su cargo el 1 de enero tras suceder al impopular Bill de Blasio, tendrá que hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia de covid-19, que golpeó con especial virulencia a la Gran Manzana, así como la inseguridad, principal preocupación de una parte del electorado, que confía en él por su dilatada experiencia de 22 años dentro de la policía.

“Crecí pobre en Brooklyn y Queens. Llevaba un chaleco antibalas para proteger a mis vecinos. Serví a mi comunidad como senador estatal y presidente del distrito de Brooklyn”, reza el primer mensaje que se puede leer en la cuenta oficial de Twitter de Adams de 61 años, quien además ha confesado ser vegano.

Adams se presentaba como el gran favorito por delante del aspirante republicano, Curtis Sliwa, que ha logrado hasta el momento un 21,9 % de los apoyos, lo que según varios medios como el New York Times, hace imposible una eventual remontada.

Armado siempre con su sonrisa y una desmesurada confianza en sí mismo Adams, que pronto se convirtió en la apuesta oficial del Partido Demócrata, ha conseguido forjar alianzas transversales en todos los distritos de la ciudad para hacerse con la alcaldía.

Desde las comunidades más castigadas como la afroamericana, a la que él mismo pertenece, o la latina; hasta las grandes fortunas de la élite empresarial neoyorquina, como el dueño de los Mets, Steve Cohen, o la heredera de la corporación Loews, Laurie Tisch, Adams ha buscado apoyos en todos los rincones de la Gran Manzana.

Ayudas que, traducidas en donaciones, casi han llegado a los nueve millones de dólares, desde que el año pasado comenzó su carrera electoral como candidato a las primarias del partido, en las que logró desbancar a los aspirantes de corte más progresista.

De hecho, su postura oficialista y moderada dentro del Partido y sus críticas abiertas contra el socialismo le han valido los reproches de los demócratas más a la izquierda, que le recriminan su acercamiento a la clase más adinerada de la ciudad.

Desde las filas de su partido también han recordado los casos de corrupción abiertos contra él y de los que salió absuelto; su supuesta defensa de métodos de detención agresivos, que él niega; o

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: