15 de julio de 2024

El Gobierno dominicano, en aras de mantener la garantía hídrica para el consumo humano, la producción alimentaria y la generación hidroeléctrica, instruyó a tener un encuentro entre las instituciones que convergen en el Gabinete del Agua, encabezado por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MMARN), en el que se acordó un conjunto de acciones para mitigar los efectos de la sequía.

Algunas de las medidas tomadas fueron la disminución del caudal de salida de agua desde algunos embalses, como Tavera y Hatillo; mantener la presa de Valdesia en operación para abastecer solo los acueductos que dependen de ella, como son los de las provincias Santo Domingo, San Cristóbal y Valdesia, quedando limitados su uso agrícola y la generación hidroeléctrica.

En cuanto a los acueductos que tienen su obra de toma en el canal Ulises Francisco Espaillat (UFE), sistema que se abastece de la presa de Tavera y que tiene una longitud de 73 kilómetros desde Santiago hasta Montecristi, se acordó la construcción de ataguías provisionales en los puntos requeridos para facilitar el suministro de agua. Igualmente, se convino intensificar la labor de monitoreo de los aportes de las cuencas que suplen los embalses, con el objetivo de proyectar la evolución de los caudales para las próximas semanas.

En adición, los titulares presentes ratificaron el llamado que hizo el presidente de la República este lunes en Santiago y el pasado domingo en Monte Plata, para que se mantenga un uso eficiente y racional del agua, tras considerar como crítica la situación de las presas debido a la sequía, al tiempo de informar que las medidas anunciadas responden a esa preocupación. Aseguraron que el Gobierno trabaja sin descanso para mitigar los problemas derivados de la reducción de precipitaciones.

En la reunión del Gabinete del Agua participaron Miguel Ceara Hatton, ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MMARN); Gloria Ceballos, directora de la Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET); Rafael Salazar, administrador de la Empresa de Generación Hidroeléctrica Dominicana (EGEHID); Wellington Arnaud, director del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (INAPA); Olmedo Caba Romano, director ejecutivo del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI) y anfitrión del encuentro; Gilberto Reynoso, director ejecutivo del Gabinete del Agua, y Andrés Burgos, director de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (CORAASAN), entre otros.

Ceara Hatton expresó que con el encuentro buscan impulsar acciones de mitigación a los efectos de la sequía estacional por la que atraviesa el país, para de forma conjunta implementar mejoras para el bien común.

En tanto, Ceballos informó que los pronósticos indican que durante esta semana y la próxima se producirán precipitaciones que beneficiarán las cordilleras, debido a una vaguada asociada a un sistema de baja presión. Al respecto, puntualizó que será beneficioso para el país pero no significa que el comportamiento de sequía con precipitaciones deficitarias haya culminado.

Por su parte, Salazar indicó que la generación hidroeléctrica se encuentra reducida en un 50 % de lo habitual, ya que se ha priorizado el consumo humano y que sólo se turbinan las aguas tras coordinarse la irrigación de cultivos con dicha agua.

Mientras que Caba Romano destacó que el monitoreo de los embalses se mantiene todo el año para la gestión de sus caudales de salida en busca de mantener garantía de agua para los diferentes usos. Afirmó que ahora se ha optimizado el agua para riego mediante una gestión eficiente que ha cubierto la demanda.

En el encuentro, realizado en la sede del INDRHI, también participaron el viceministro de Suelos y Aguas del MMARN, René Mateo; Luis Salcedo, subdirector de Operaciones de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), en representación de su director, Felipe Suberví, y otros técnicos de las entidades presentes.

About Author

Deja un comentario