1 de diciembre de 2022

9 de octubre. 2022.

Ray Castro.

Aeropuerto Las Américas

Santo Domingo

Según datos estadístico ofrecidos por la Guardia Costera de Estados Unidos, en Puerto Rico, desde el del primero de octubre del 2021, hasta el 30 de septiembre del presente año 2022, se han interceptados 88 viajes ilegales, en el Pase de la Mona, donde han apresado a 2,273 migrantes ilegales, provenientes de Republica dominicana, lo que revela el poco control de las autoridades para enfrentar esa actividad ilícita y peligrosa.

De acuerdo a los datos suministrados, por la Guardia Costera de Puerto Rico, de esa cantidad de inmigrantes que intentaban penetrar a la vecina isla de manera irregular utilizando frágiles embarcaciones 1,705 son dominicanos, 444 nacionales haitianos, 67 venezolanos, 12 Uzbequitanin, 2 iraníes, 4 cubanos, 2 colombianos y 35 personas de nacionalidad desconocidas.

Esto significa que los organizadores de esos viajes ilegales, a Puerto Rico siguen operando de manera franca vulnerando los controles supuestamente establecidos por los oficiales y agentes de la Armada de República Dominica, en los puntos neurálgicos, donde se preparan y salen las travesías hacia la vecina isla.

Por todo estos, decimos que La Armada Dominicana debiera declararse en estos momentos incompetente para contrarrestar el mal que representan los viajes ilegales a la vecina isla, y el luto que por años estos han ocasionado a la familia dominicana.

Las travesías desde nuestro país, a Puerto Rico, se originan a diario, sin que hasta ahora hayan podido ser controladas por los miembros de la División de Inteligencia Naval M-2 de esa institución, muchos de estos viajes parten, principalmente, por la Región Este y otras zonas del país.

Lo triste de todo, es que las propias autoridades conocen y saben los puntos en los litorales marítimo donde parten estos viajes ilegales en frágiles embarcaciones a la vecina isla, poniendo en peligro las vidas de decenas de personas incautas, ilusas que se aventuran en una travesía tan riesgosa y peligrosa, en busca de un sueño imposible.

Aparentemente, los oficiales de la Armada no se dan cuenta de la facilidad, con que se preparan y salen a plena luz del día los viajes clandestinos, hacia territorio puertorriqueño, transportando a decenas de personas indocumentadas en pequeñas embarcaciones, poniendo en peligros la vida de cientos de personas, que cada día se arriesgan a desafiar la furia del Mar Caribe

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: