Juan Luis Guerra: “Cuando llegué a España en 1989, aquí no se bailaba merengue”

Juan Luis Guerra.

Juan Luis Guerra.

Cuando Juan Luis Guerra visite España el próximo julio para presentar en vivo su último disco, “Todo tiene su hora”, con parada en Murcia el 30 de ese mes, habrá transcurrido más de un cuarto de siglo de su primera visita a este país, al que ayudó a ‘poner en movimiento’.

“Cuando yo llegué aquí en 1989, los españoles no sabían bailar merengue. Recuerdo que incluso me pedían en televisión que yo les enseñara. Ahora hay profesores que podrían darnos clases a nosotros, los dominicanos”, ha dicho el compositor, músico y cantante en una rueda de prensa celebrada hoy en Madrid.

Guerra, recién llegado de Rotterdam (Holanda), uno de los muchos puntos donde su música se ha abierto hueco, como en Japón, ha anunciado durante ese acto que ofrecerá dos conciertos este verano en España: el 17 de julio en Madrid y el 19 de ese mes en Barcelona.

Pendientes aún de confirmación, probablemente se sumarán después más citas en suelo nacional.

“Feliz por llevar la bandera dominicana en el pecho”, el autor de “La bilirrubina” promete “shows” llenos de grandes éxitos, como el tema citado o la también emblemática “Ojalá que llueva café”, canción que ha brindado a la memoria del escritor uruguayo Eduardo Galeano, fallecido ayer.

Seguidor de Pat Metheny y de la música jazz, este estudiante frustrado de Contabilidad (“solo duré dos días”, ha confesado), pero músico convencido, Guerra se formó en la Berklee College of Music de Boston y, a su vuelta a República Dominicana, decidió variar sus planteamientos estilísticos iniciales acercándose a las raíces de su tierra.

Bachata, merengue y bolero se combinan con rock and roll en su repertorio, en el que destacan unas cuidadas letras, fruto de sus estudios universitarios en Filosofía, y unas metáforas inspiradas directamente por la obra de Pablo Neruda y Federico García Lorca.

“Todo lo que me rodea me inspira, porque ser compositor es una necesidad que te lleva a crear a todas horas”, ha dicho este ferviente seguidor de la fe católica, que igual se empapa con noticias internacionales en el periódico, que echa mano del “Libro del Eclesiastés”, del Antiguo Testamento.

En su último disco, “Todo tiene su hora”, una frase hecha que ha utilizado también para explicar por qué ha tardado tanto en anunciar una nueva gira española, Guerra añade a sus planteamientos musicales tradicionales una orquestación diferente, más ambiciosa, tomada de la música clásica de, por ejemplo, Gustav Mahler.

Se trata del duodécimo disco de estudio de su carrera, desde que en 1984 publicara “Soplando”, con hitos como los álbumes “Ojalá que llueva café” (1989) y “Bachata rosa” (1990), de los que brotaron más canciones que son ya clásicos: “Visa para un sueño”, “Woman del Callao”, “Burbujas de amor”…

Por todo ello, el presidente de Universal Music para España y Portugal, Narcís Rebollo, junto al presidente de Promusicae, Antonio Guisasola, han querido entregarle una distinción especial por su trayectoria en este país, con unas ventas estimadas en más de dos millones de copias, que se sumará a los 18 premios Grammy Latinos que ya decoran las vitrinas de su hogar.

Source: Diversion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *