1 de diciembre de 2022

Las dos primeras salidas del dominicano Luis Castillo con el uniforme de Seattle han sido sensacionales. Castillo en ambas aperturas se ha enfrentado a los Yanquis de Nueva York y a su estelar Gerrit Cole y en las dos su equipo ha salido airoso.

En la primera salida en el Yankee Stadium, el pasado miércoles tres de agosto, Castillo debutó con los Marineros lanzando seis entradas y dos tercios, permitiendo cinco hits (uno jonrón), tres carreras limpias, tres boletos y ocho ponches para acreditarse la victoria, con pizarra 7-3.

El pasado martes, Castillo y Cole volvieron a enfrentarse, pero está vez en el T-Mobile Park de Seattle, donde ambos ofrecieron un recital de picheo.

Castillo lanzó ocho entradas en blanco, permitiendo apenas tres hits, dos boletos y siete ponches, saliendo sin decisión. Mientras que Cole lanzó siete entradas en blanco, permitiendo cuatro hits y propinando ocho ponches. El juego se extendió hasta 13 entradas resultó en una épica victoria para los Marineros por 1-0 sobre los Yankees.

Duelo increíble
“Ese es uno de los mejores juegos de Grandes Ligas que he visto”, dijo el mánager de los Marineros, Scott Servais. “Los lanzamientos en este juego fueron increíbles en ambos lados. Empezando por los abridores. Lo que disparó Luis Castillo allí contra uno de los mejores equipos ofensivos de la liga fue increíble. Gerrit Cole lo emparejó y fue de ida y vuelta”. Esa ida y vuelta con Cole mantuvo a Castillo bombeando gasolina hasta la octava entrada.

“Sabes, a pesar de que ambos estamos ahí arriba, ambos dominando, me dio un impulso adicional para salir y darlo todo”, dijo Castillo. “Doy gracias a Dios que todo se pudo ejecutar correctamente”. En Castillo, Seattle consiguió al mejor lanzador disponible en el mercado.

Cincinnati obtuvo a los infielders Noelvi Marte y Edwin Arroyo, ya los derechos Levi Stoudt y Andrew Moore. Marte era el mejor prospecto de los Marineros, Arroyo era tercero y Stoudt quinto.

Fue un recorrido considerable, pero los primeros resultados indican que valió la pena. “Veremos cómo se desarrolla todo, pero qué intercambio”, dijo Servais. “Cuando tienes ese tipo de lanzador de calidad en la parte superior de tu rotación, no creo que nadie deba mirar hacia atrás. Inclino mi gorra a nuestra oficina principal por ir a por ello”.

Los Marineros adquirieron a Castillo en la fecha límite por su deslumbrante control sobre el “slider” que hace que los bateadores parezcan tontos, la bola rápida dominante que parece desafiar la física y el devastador cambio.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: