15 de julio de 2024

   San Juan, PR

 Fuente El Nuevo día

Tan pronto salió al plató del Coca-Cola Music Hall la noche del sábado y comenzó a interpretar el “medley” “Amanecemos parrandeando”, la indiscutible y única Reina del Merengue, Milagros “Milly” Quezada Borbón, se percató que la noche sería una muy larga ante un público exigente.

Y es que desde el minuto uno, tan pronto comenzó su concierto “Viva la Reina”, la energía se apoderó del público presente en el recinto, y algunas parejas se levantaron a bailar, muchos comenzaron a removerse en sus sillas, a corear y a aplaudir a la afamada cantante que celebra 45 años de carrera profesional.

Quezada no defraudó. Estaba como pez en el agua. La merenguera es una de esas cantantes dominicanas que adora Puerto Rico y Puerto Rico también se rinde a su pies.

Acompañada de una orquesta con un sonido sublime y cuatro coristas -dos féminas y dos varones, estos últimos hijos de la cantante, Miguel y Anthony-, la artista nacida en Santo Domingo, República Dominicana, agradeció al público en general y a Puerto Rico por todo el respaldo que le han dado a lo largo de su carrera.

“Buenas noches, Puerto Rico. Ustedes han sido fundamentales en mi carrera y me siento muy honrada por eso”, dijo. Quezada, abuela de tres nietas y madre de tres hijos varones, también saludó a sus compatriotas dominicanos en el concierto y hasta a un grupo de fanáticos que viajó desde Nueva York para ver el show.

Ya cuando entonó el segundo y tercer tema del repertorio , “Lo tengo todo”, de la compositora cubana Mari Lauret, y “Se fue”, de la italiana Laura Pausini, ambos a ritmo de su pegajoso merengue, Quezada enamoró y se echó en un bolsillo, con su impecable y dulce voz, a la audiencia. El cuarto tema de la noche fue “Quizás”, en donde la gente aplaudió a rabiar una vez finalizó el mismo.

Un “todo vendido” fue el efecto que tuvo esta producción de Miredys Santa Rosa para producciones Tropical, que tuvo a un público que se rindió a los pies de Quezada, que complació a su gente con alrededor de 20 temas. Un formidable cuerpo de bailarines estuvo activo toda la noche acompañando a la cantante en la mayoría de sus temas.

Hija de padres nacidos en El Cibao, a los 10 años Quezada y su familia se fueron a vivir a Nueva York (1965), específicamente al barrio de Washington Heights. Allí, Quezada, junto a sus hermanos músicos, formaron inicialmente el grupo merenguero Milly y Los Vecinos, el cual más tarde cambió su nombre a Milly, Jocelyn (su hermana) y Los Vecinos.

De la mano de su fenecido esposo y manejador del grupo, Rafael Márquez, y de su también fenecido hermano y trompetista Rafael Quezada, Milly y Los Vecinos se consolidaron para la época de mediados de la década del 70 como una orquesta merenguera con un estilo único “niuyorquino”, pero arropado bajo las raíces del merengue cibaeño, lo que les abrió las puertas a nivel internacional.

Vale recordar que la organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), declaró en el 2016 el merengue de República Dominicana, patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad.

En la noche del sábado en el Coca-Cola Music Hall, Quezada nunca bajó su intensidad. Y como si fuera poco toda esa energía que proyectó a lo largo del espectáculo, imagínense sumar como invitados a Oscarito Serrano, a Giselle y a Gilberto Santa Rosa (de forma virtual), quienes la acompañaron en su concierto. Tanto Serrano como Gisselle pusieron a la gente a bailar por los pasillos. Serrano cantó junto a Quezada el tema “Ya pa’ qué“ , que grabara ella junto al maestro Johnny Ventura, mientras Giselle cantó junto a Quezada el tema “My Number One” . También cantó “Vamo’ a hablar inglés”, que grabara con Los Vecinos la hermana de Milly, Jocelyn, quien también tuvo una participación virtual en donde saludó al público y felicitó a su hermana por su trayectoria. Gisselle, quien anunció que el 30 de septiembre hará un concierto en el Coca-Cola Music Hall, también cantó el tema “Se formó el rumbón”.

Mientras Giselle cantaba, Quezada aprovechó para hacer su segundo de tres cambios de vestuario de la noche. Con Santa Rosa, Quezada cantó el tema “Tanto que dije”.

La protagonista de la noche, quien tiene un bachillerato en Comunicaciones y un grado asociado en Pre Legal (hizo estudios universitarios en Nueva York), es la artista y merenguera dominicana que más galardones ha recibido en la historia. En su país, República Dominicana, Puerto Rico, Japón, Estados Unidos, Colombia, entre otros, su historial y legado han sido reconocidos y se celebran.

Ha ganado cuatro premios Latin Grammy, primera artista dominicana en lograrlo. Además acaba de sacar al mercado su producción musical número 35 en su carrera, titulada “Resistirá“, cuyo tema que da título al disco cantó la noche del sábado.

Actriz y compositora, Quezada ha trabajado en varias películas y anunció además que el 2024 saldrá al mercado una nueva película (musical), enfocada en su carrera.

Un “medley” de temas que grabara con Los Vecinos, sumado a otro “medley” de bachatas, el tema “Solo contigo”, los temas “Pídeme”, que cantó junto a su hijo Miguel, el tema ‘Para darte mi vida’, que cantó junto a su otro hijo Anthony, y el tema ‘Toma mi vida’ , que cantó junto a su ahijado Pavel, también fueron parte del repertorio.

Quezada dedicó el tema “Porque me amaste” a su difunto esposo Rafael y a su hermano Rafaelito. Ya casi al final, cantó “Vive”, en el que sus bailarines tiraron un recital en la tarima.

Y entonces, Quezada pasó a despedirse y a darles las gracias al público en el salón. “Ya la Policía llegó y nos están echando”, dijo, saliendo del escenario, mientras las luces se apagaban.

Algunos se levantaron y se fueron, pero la mayoría pidió a gritos ‘otra, otra, otra’, y entonces las luces se prendieron, se escuchó en tarima una voz chillona que gritó ‘Lleguééé, lleguééé”, y de inmediato salió un personaje a quien identificaron como Juanita, y se escuchó la voz de Quezada gritando “vecinaaaaa, vecinooo….volvióóó”.

Y el resto fue historia. El tema “Volvió Juanita”, ese que en República Dominicana no dejan de cantar y sonar en la radio cada vez que llega diciembre y la época navideña, puso a la gente a bailar y a cantar.

Quezada hace maravillas, y la orquesta no se queda atrás, con este tema escrito por la colombiana Esther Forero, “la novia de Barranquilla”. Y como el público seguía en su frenesí. La Reina del Merengue, los remató de una… Bien guachernosa y carnavalera, Quezada y la orquesta se la jugaron al final con otro tema de la autoría de Forero, “La Guacherna”, y entonces ya el público salió supercomplacido, y la reina y su corte se retiraron.

 

About Author

Deja un comentario