23 de mayo de 2024

      09 de junio 2022

       Santo Domingo   

El arzobispo emérito de Santiago, Monseñor Ramón Benito De La Rosa y Carpio aseguró que el incremento de la violencia callejera es la República Dominicana, es frustro de que muchos dominicanos se han separado del amor de Dios y se han inclinado afanosamente en busca rápido de dinero, fortunas y placeres.

Consideró que frente al aumento de los hechos de violencia con sus secuelas de crímenes que se registra en el país, debe ser motivo para que los especialistas entendidos en la materia estudien seriamente esta realidad, que actualmente está afectando la sociedad dominicana señaló De la Rosa y Carpio.

“Cuando más los seres humanos se alejan de Dios y de los valores cristianos que debe exhibir una persona ante la sociedad más crece la violencia en ellos”, aseguró el prelado católico.

Con relación a su accionar, el religioso explicó que existe el sicario físico que por un encargo recibe dinero para quitarle la vida a una persona, pero también, destacó el religioso existe el sicario verbal que también hiere y mata psicológicamente.

” Estimó que muchas veces cuando se pasa a la violencia física es porque antes habido violencia verbal discusiones y acusaciones de una persona a otra y de ahí vienen las lamentables tragedias” apuntó.  Recalcó el religioso que la violencia callejera es un atraso para las familias y para la sociedad.

Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio, dijo, asimismo, que las personas que defienden ideologías que hablan en contra de los que somos conservadores y defensores de la vida, con convicciones diferentes a ellos, éstos igual son promotores de violencia.

Instó a la sociedad dominicana a continuar trabajando en contra de la delincuencia y tratar de construir un país de amor y paz buscando la presencia divina del padre celestial en cada momento y apartarse de hacer las cosas malas y violentas.

“Nosotros desde la iglesia seguiremos aportando con las oraciones y orientación a los jóvenes y buscando la presencia divina para que el señor se glorifique en favor de la República Dominicana y podamos recuperar la paz y la tranquilidad ciudadana” enfatizó el prelado católico.

De La Rosa y Carpio consideró que la República Dominicana debe ser un país de paz con el objetivo de continuar desarrollando el turismo y la producción nacional y buscar lograr el progreso individual en base del trabajo honesto

“Creemos que no solo el gobierno tiene que tomar medidas para el combate de la delincuencia y la violencia, sino también la ciudadanía también hacer sus aportes,”. manifestó el sacerdote.

Estimó que el gobierno tiene que corregir la situación, pero sin violencia, con mano de seda como hacen los padres educados que corrigen sus hijos, pero sin maltratos físicas, ni tampoco verbal. “Nosotros necesitamos un gobierno con mano dura sin ser Trujillo” aseguró De La Rosa y Carpio.

                                              CASO DE ASESINATO DE JORGE MERA

Con respecto al caso de la muerte violente del ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera de parten de una persona en su despacho, de La Rosa y Carpio explicó que ese hecho trae a la memoria el caso bíblico de la muerte de Abel de parte de su hermano Caín.

Agregó que Abel era su hermano de Caín y éste le tenía toda la confianza, pero lo mato.” Entonces yo considero que en estos momentos hay que cuidarse porque tal parece que en la República Dominicana se está despertando el Caín que hay en cada uno de nosotros dentro” expresó el religioso.

De La Rosa y Carpio calificó de lamentable el suceso tras describir al malogrado ministro como una persona ecuánime, conciliadora y amable y solidaria muy querida en el país y en todo su entorno en el que se movía.

                                                   CIERRE DE ARMERIA Y TIENDAS DE VENTAS DE ARMAS

En otro aspecto de sus declaraciones, el Arzobispo emérito de Santiago, De La Rosa y Carpio sugirió al gobierno disponen el cierre de las Armerías y tiendas de ventas de armas de fuego y municiones para contribuir a reducir los casos de violencia y de homicidios en el país.

Indicó que además se debe desarrollar desde las instituciones del Estado como el ministerio de Interior y Policía, y de Defensa el desarme total de la población civil a nivel de toda la geografía nacional.

Citó el caso de la muerte de Orlando Jorge Mena, en el cual se habla de que había una armería de por medio. “Y Nosotros no preguntamos para que sirve una armería que no sea para fomentar la violencia y los crímenes” expreso el religioso.

Relató que cuando una persona compra un arma, lo que está adquiriendo es un instrumento para aumentar la violencia y posibles muertes con violencia.

 

 

 

About Author

Deja un comentario