6 de diciembre de 2022

El ingeniero geólogo Osiris de León consideró que quienes han dicho que la construcción de  un nuevo aeropuerto en Bávaro-Macao pone en riesgo las aguas subterráneas de Punta Cana, no parten de medición ni modelación hidrogeológica y aseguró que el riesgo sobre el líquido empezó hace 40 años en la zona.

El experto sostuvo que todo aeropuerto apenas necesita 10 galones de agua por pasajero y que si la nueva infraestructura en Bávaro proyecta mover 2.5 millones de pasajeros al año, necesitaría 25 millones de galones anuales, equivalentes a la misma cantidad del líquido que consume un hotel de 300 habitaciones.

Ese volumen de agua que demandaría el Aeropuerto Internacional de Bávaro representa apenas el 0.6%, según el geólogo.

“Eso es menos del 1% del agua que consumen las 50 mil habitaciones de la hotelería de Punta Cana-Bávaro-Macao”.

“Todo el que sabe de caudales y de aguas subterráneas sabe bien que en esa caliza ese caudal lo aporta un pequeño pozo de 150 galones por minuto, operado durante 8 horas diarias”, afirmó De León en un análisis realizado recientemente.

Según la visión del especialista, el INAPA, el INDRHI y el Ministerio de Turismo deben analizar, con estricto rigor científico hidrogeológico, y con mediciones hidroquímicas de cloruros en todos los pozos existentes en Punta Cana-Bávaro-Macao.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: