Puerto Rico,trata de recuperar el servicio eléctrico luego de un apagón total, provocado por terremoto

EFE
Guayanilla

Decenas de viviendas y edificios derrumbados parcialmente es el balance provisional del terremoto de magnitud 6,4 registrado este martes que dejó un muerto y 346 refugiados en Puerto Rico, que trata de recuperar el servicio eléctrico después de un apagón total.

La gobernadora de la isla, Wanda Vázquez, informó en conferencia de prensa que las agencias públicas están preparadas para dar respuesta a este evento, después de destacar que está en contactos con las autoridades federales estadounidenses, que han brindado su apoyo al Ejecutivo de San Juan.

La isla resultó afectada en especial en su área suroeste -en el resto las consecuencias no son perceptibles-, donde decenas de viviendas colapsaron parcialmente, en especial las que se elevan sobre finas columnas, un tipo de construcción común en algunas partes de Puerto Rico, además de daños de distinta consideración sufridos en edificios públicos.

La población en los municipios del sur se mantiene todavía, muchas horas después del sismo, en las calles, como pudo comprobar Efe en un recorrido por el área.

Las personas, que temen nuevos temblores y carecen de luz en sus casas, han improvisado campamentos en las calles donde tratan de ayudarse unos a otros.

Vázquez, en la que fue la primera vez que se dirigió al país de forma oficial tras el temblor, registrado cerca de las 4.30 de la madrugada hora local (8.30 GMT), dedicó buena parte de la conferencia a mandar un mensaje de tranquilidad a la población, muy inquieta, en especial en el suroeste, donde desde el pasado 28 de diciembre se vienen sintiendo temblores que culminaron hoy con el potente sismo.

El terremoto tuvo varias réplicas que dificultaron las tareas de recuperación, en especial de restablecimiento del servicio eléctrico, que colapsó en su totalidad de sur a norte.

La gobernadora confirmó la muerte registrada al caer el muro de una vivienda sobre un hombre de 73 años, hasta el momento el único fallecimiento que lamentar a causa del suceso.

Respecto a daños materiales, no se dieron datos concretos por no disponerse todavía de esa información, aunque desde los municipios del suroeste ya se detalló que hay decenas de viviendas que colapsaron y edificios dañados, incluidas escuelas e iglesias, entre otros.

«Tenemos los recursos identificados» para hacer frente al evento dijo Vázquez, quien avanzó que según la información disponible durante los próximos días seguirán sintiéndose temblores.

La gobernadora aseguró haber estado en contacto con las autoridades estadounidenses en Washington y dijo que espera poderse comunicar durante el día con el presidente de EE.UU., Donald Trump.

«Hemos trabajado con la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres -Fema- desde el primer momento», subrayó para confirmar que EE.UU. no se ha olvidado de Puerto Rico en un evento de esta magnitud.

Respecto a las escuelas, una de las cuales colapsó en el área suroeste, la gobernadora dijo que no volverán a abrirse hasta que ingenieros certifiquen que no hay riesgos de derrumbe.

La escuela que colapsó fue un centro de Guánica, la Agripina Seda, que vio cómo los dos primeros de sus pisos se derrumbaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *