¿Qué hacen los pilotos cuando una pandemia afecta a la mitad de los aviones del mundo?

Volar en aviones de 400 millones de euros fue una vez un trabajo soñado, y no faltaron oportunidades. El año pasado, Boeing Co. estimó que las aerolíneas necesitarían 800.000 pilotos nuevos para los próximos 20 años por el auge de viajes liderado por Asia; algunas compañías, en China, ofrecían salarios de más de 266.000 euros al año, más beneficios, para atraer a los veteranos de la industria.

Luego, el coronavirus comenzó a extenderse y los viajes al extranjero se detuvieron, lo que redujo el 51% de la flota global del mundo. Mientras esperan poder volver algún día a la cabina, los pilotos se han reconvertido en una mezcla de trabajos extraños y segundas profesiones.

No están solos: alrededor de mil millones de trabajadores, en todas las industrias de todo el mundo, podrían enfrentar desempleo o recortes salariales como resultado de cierres patronales, cierres de fronteras, y parálisis económica. Pero pocos trabajos han pasado de una escasez obstinada y severa a un gran excedente en cuestión de semanas, y ofrece una idea de cómo una fuerza laboral especializada se está adaptando a la nueva situación.

”Haremos todo lo posible por resolver problemas y gestionar los riesgos para proteger a nuestras familias”, dijo Chris Riggins, piloto de Delta Air Lines Inc. y portavoz de la Asociación de Pilotos de Air Line. “Si eso significa trabajar en una tienda de comestibles, los pilotos lo harán”.

De hecho, algunos están trabajando en supermercados, otros en compañías telefónicas, aún más, aprendiendo a conducir camiones o trabajando en servicios financieros. Muchos están descubriendo que las segundas profesiones que han desarrollado a lo largo de los años son ahora el pilar principal de su subsistencia.

Hace dos años, el piloto de Qantas Airways Ltd., Richard Garner, con sede en Brisbane, creó una empresa para proporcionar asesoramiento financiero y concertar préstamos para el personal de la aerolínea. Nunca fue una carrera: voló en su primer avión a los 14 años y nunca quiso hacer nada más. Hasta marzo pilotaba un Airbus A330 en rutas populares de larga distancia entre Australia y Asia, luego Qantas dejó sin trabajo a dos tercios de sus 30.000 empleados, incluido a Garner, de 43 años.

Ahora, dijo, su firma, Crew Financial, “se ha convertido en el negocio número 1. No es la historia que realmente quería tener, pero cuando el mundo te dé limones, haz limonada

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *