1 de diciembre de 2022
FOGARATE
Por Ramón Colombo
Ayer, iracundo tras uno de esos diarios actos de salvajismo vial, pensé como consuelo esperanzador en Américo Lugo, quien escribió: “El pueblo dominicano no es degenerado, porque, si bien es incapaz de la persistencia en las virtu­des, tira fuertemente hacía ellas; porque aunque falto de vigor y vuelo intelectual, tiene todavía talento y fuerza para ponerse de pie y domi­nar gran espacio de la bóveda celes­te; porque aún postrado y miserable, está subiendo, peregrino doliente, el monte sagrado donde el águila de la civilización forma su nido»…(Escrito hace cien años…¡Lástima que el tiempo pase tan lento!).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: