Sepultan en San Pedro de Macoris, restos de locutores asesinados

En medio de reclamos de justicia para que sea aclarado cuanto antes el doble crimen, fueron sepultados al caer la tarde de ayer, los cuerpos de los comunicadores Luis Manuel Medina y Leónidas Martínez (Leo), acribillados ayer en la cabina de la estación FM103, donde laboraban.

Durante el recorrido de cientos de personas a pie y en vehículos, en medio de llantos, lagrimas y reclamos de justicia se escuchaban las palabras: “callaron una voz, pero no callan al pueblo¨ y ¨Queremos justicia¨.

Los restos de Leónidas Martínez fueron sepultados en San Pedro de Macorís, mientras que los de Luis Manuel Medina reposan en el cementerio del municipio de Consuelo. Durante el recorrido, que incluyó varias calles, parientes y allegados expresaban las más variadas muestras de solidaridad y consternación.

De todos los sectores se unieron en las honras fúnebres a los comunicadores, por quienes el Ayuntamiento resolutó tres días de duelo municipal en medio de los ecos de apoyo internacional por parte de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y Amnistía Internacional, así como los gremios periodísticos del país, encabezados por el Colegio Dominicano de Periodistas y el SNTP, con sus principales ejecutivos, presentes.

El primero en ser sepultado fue Medina, de 48 años, en el barrio Puerto Príncipe de su natal municipio de Consuelo, luego de ser trasladado desde la Funeraria San Pedro, donde permaneció junto a Martínez hasta pasadas las 2:00 de la tarde.

El ataúd con el cadáver de Leónidas Martínez de 57 años, fue seguido por una larga hilera de personas en calles y esquinas que grababan con celular, luego en el Parque Duarte, donde  solía realizar sus actividades, caravanas 103 y actos patrióticos cada 27 de febrero, Navidad y en Reyes.

El recorrido incluyó una parada en el Cuerpo de Bomberos, de donde era oficial y luego frente al Centro Comercial Jumbo, donde estaba la cabina de la estación que dirigía y donde ocurrió la tragedia.

San Pedro de Macorís se desbordó en honores a su hijo al sepultarlo al caer la tarde en el cementerio de la Netrópolis Santa Fe, donde Enrique Cabrera Vásquez en nombre del CDP-SNTP resaltó sus virtudes humanas y su compañera de labores, Loyda Esther Tejeda, hizo una reflexión cristina.

Source: Diversion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *