13 de junio de 2024

Por: Rafael R. Ramírez Ferreira

La paz y la abundancia

engendran cobardes;

la necesidad fue siempre

madre de la audacia.

  1. Shakespeare.-

Consciente de que no todo es malo, porque definitivamente, podría ser peor, pero, consideraba y considero, desde que se inició la moda, que el dinero peor gastado, es aquel que se les distribuye a las bocinas para que hagan un trabajo que, en vez de enaltecer determinadas situaciones, las hacen ver embarradas de la más hedionda de las heces. Igual sucede con el presupuesto que se destina a la publicidad en la mayoría de las entidades gubernamentales, en el supuesto, que es para enaltecer las buenas labores que lleva a cabo el gobierno, pero, que más bien, son destinadas al engrandecimiento del ego de los funcionarios, en resumen, dineros mal gastados, porque todo lo referente a este asunto, debería ser manejado por el equipo de la Direcciónde Estrategia y comunicación de la Presidencia, como cabeza del esfuerzo principal de propaganda y publicidad del gobierno.

Definitivamente que este es un buen momento, para hablar sobre cosas como esta,que, en apariencia, se han convertido en una costumbre,muy mala y abusiva, por cierto. En tanto, una gran mayoría del pueblo, que ha sentido recientemente lo doloroso y corrupto de estos actos y que continúan como el Juancito aquel, solo la crispación y la estupefacción han impedido que ante la impotencia de ver como se están comportando muchos de estas “honorables familias” que ahora, se han convertido en ejemplos de “prósperos empresarios”, incluyendo hasta el negocio de los hoteles, y hoy, solo la esperanza de justicia ha impedido el accionar individual contra esta claque ponzoñosa, que tantas lágrimas de impotencia ha producido.

Por igual, es algo espinosísimo para mí, precisar cómo me afecta sentimentalmente, ante el silencio cómplice y cobarde de quienes deben de hacerlo, tratar sobre la institucionalidad dentro de las Fuerzas Armadas, pero, a fuerza de mucha acritud  en el paladar, he llegado a comprender que no hay política sin militares y viceversa, aunque el daño que parte de los primeros, es imposible evadirlo, pero, por igual, conozco muy bien, a fuerza de padecimientos, abusos e injusticias, que solo se le debe tener miedo al miedo y por eso clamo porque las malas prácticas institucionales llevadas a cabo por la política clientelista contra las fuerzas armadas, simplemente, cese.

Y es que ese clientelismo hasta ha obviado, que los ascensos solo se producen si existen las plazas para hacerlo y estas se producen por elementos dados de baja; por muertes o renuncias y por ascensos, aunque en otras latitudes, se les agregan las guerras y las pandemias que minen el número de efectivos autorizados por una tabla de organización y equipo. Pero aquí hace tiempo que el escalafón fue sustituido por los deseos de algún político y la sumisión de los jefes militares para poder decir simplemente, que no se puede ascender por favoritismo o amiguismo. Así asistimos ante realidades que se aducen para no producir los retiros que desde hace décadas requieren las FF.AA. dominicanas, como lo es el tema monetario, olvidando exprofeso, que esa situación existe porque no hicieron nada ante el desfalco llevado a cabo en el Instituto de seguridad de las fuerzas armadas y la permisividad en la indelicada creación de la famosa “Cooperativa”.

En fin, se ha demostrado que el clientelismo político y más el que se desarrollóen las últimas décadas, es enemigo mortal de la moral, disciplina y el entrenamiento dentro de las fuerzas militares dominicanas, y, como ejemplo, podemos citar el único caso contra el cual se ha actuado parcialmente contra su blindaje, que llevaba por nombre Cuerpo de Ayudantes Militares, del Honorable presidente de la República. ¡Sí señor!

 

 

 

 

 

 

About Author

Deja un comentario