Una tormenta inundó las calles de Nueva Orleans y paralizó el tráfico el miércoles

Una tormenta inundó las calles de Nueva Orleans y paralizó el tráfico el miércoles, mientras aumentaban las preocupaciones de que el clima empeore en los próximos días: un posible huracán podría impactar la costa del Golfo de México y elevar el nivel del río Mississippi al borde de los diques protectores de la ciudad.

La tormenta estuvo relacionada con una alteración atmosférica en el Golfo de México que los meteorólogos pronostican que se fortalezca hasta convertirse en huracán hacia el fin de semana. El Centro Nacional de Huracanes prevé que el sistema se convierta en depresión tropical para la mañana del jueves, en tormenta tropical hacia la noche y en huracán para el viernes.

Una serie de tormentas eléctricas se extienden desde el interior del Golfo y azotaron Nueva Orleans, en donde se registraron hasta 18 centímetros (8 pulgadas) de lluvias durante un lapso de tres horas la mañana del miércoles, informaron las autoridades.

Mississippi y Texas también corren riesgo de recibir aguaceros torrenciales.

Compártelo con un amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *